A los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga”
A los organismos defensores de los derechos humanos
A los medios de comunicación nacional e internacional
A las organizaciones populares, democráticas e independientes
Al pueblo en general

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), expresa su más enérgica condena por los acontecimientos represivos contra los compañeros normalistas de la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga” de Tiripetío, Michoacán; esta agresión manifiesta el verdadero rostro criminal y pro fascista del gobierno de Silvano Aureoles Conejo, quien a lo largo de su administración sólo derrama sangre del pueblo trabajador, tanto de estudiantes como comuneros.

La represión contra los normalistas se enmarca en una cruzada oligárquica por imponer a sangre y fuego las disposiciones neoliberales que eufemísticamente denominaron reformas “estructurales”, concretamente la reforma educativa; dicha reforma contempla eliminar el derecho a la educación y para los futuros docentes la negativa del derecho al trabajo.

Los hechos hablan por sí solos, aquel personero que en su otrora pasado se presentó con una careta “democrática” para ganar simpatía en el pueblo, hoy se comporta como una fiel representante de los intereses de una minoría empresarial, es igual de represor que cualquier partido de derecha, y no le importa asesinar, detener-desaparecer, masacrar al pueblo organizado con tal de obtener el beneplácito de los dueños del capital.

Lo acontecido con los normalistas de Tiripetío es la comprobación inequívoca de que el terrorismo de Estado es política de gobierno, independientemente del personero que ocupe la administración local o federal ni el distintivo partidista que lo represente. Ya no se trata sólo de contener la protesta popular con los equipos antimotines, la lógica actual es crear una herida a manera de escarmiento, por eso las miles de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas.

El saldo de la represión ejercida por el Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Michoacán, hasta el momento es todavía incierta, pero de lo que no queda duda es el normalista Gael Solorio con una herida de bala que pone en riesgo su vida y Julio Iván Tapia quien fue detenido por los policías y hasta el momento no ha sido presentado a ninguna de las instancias judiciales, por lo que se encuentra en calidad de detenido desaparecido.

Las ejecuciones extrajudiciales y las desapariciones forzadas no son obra de la casualidad; la orden de disparar no es un acto fortuito, por la vía del hecho a los distintos cuerpos represivos se le otorga discrecionalidad para utilizar la fuerza letal, porque la impunidad se encentra garantizada; basta recordar los recientes acontecimientos con similares condiciones, hasta el momento nadie es juzgado.

Silvano Aureoles Conejo y toda su camarilla de politicastros que conforman su gabinete, forma ya en la historia de Michoacán como uno de los gobiernos que más víctimas cobran del movimiento popular; entre ellos se pueden contar a los comuneros de Arantepakua ejecutados extrajudicialmente; comuneros de Caltzontzin presos injustamente; periodistas detenidos-desaparecidos y, ahora estudiantes que se debaten entre la vida y la muerte por las balas asesinas.

Los responsables de este baño de sangre, tienen nombre y apellido: Silvano Aureoles Conejo gobernador del estado de Michoacán y Juan Bernardo Corona, Secretario de Seguridad Pública de la misma entidad; en la historia están registrados sus nombres como represores y asesinos, son los responsables del baño de sangre en el estado de Michoacán.

A los compañeros normalistas expresamos nuestra solidaridad y les conminamos a mantener la coordinación con todo el movimiento popular en el estado para elevar la denuncia, para desenmascarar a los responsables de estos hechos violentos que se agazapan en el gobierno local y federal.

A los organismos defensores de los derechos humanos y organizaciones populares, exhortamos a emitir su posición política ante estos reprobables hechos. Hoy que el terrorismo de Estado toca a un hermano de clase, la exigencia de denunciar al unísono a romper el muro del silencio con las acciones políticas de masas.

¡Alto al terrorismo de Estado!

¡Ni perdón, ni olvido! ¡Castigo a los asesinos!

¡Alto a la criminalización de la pobreza y protesta popular!

¡Por la unidad obrera, campesina, indígena y Popular!

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

 

Redes sociales

Eventos y causas

Destacados

 
http://amapsi.org/Imagenes/amapsi-org.gif
http://transformacion-educativa.com/images/convocantes/universidad-revolucion.png