Posicionamiento del Frente de Organizaciones del Valle de Toluca  ante el proceso electoral en el Estado de México.

Frente a la situación en la que se encuentra el país y como parte de las tareas de unidad que hemos construido diferentes organizaciones y movimientos en el Valle de Toluca  que incluyen  dos foros convocados ampliamente; hacemos público el siguiente posicionamiento frente al proceso electoral por el que atraviesa nuestro estado.

Hoy la situación económica del país, sobre todo  la situación de los trabajadores, campesinos pobres, indígenas y amplias masas populares no es alentadora y se seguirá agudizando producto de los recortes presupuestales, de la caída del poder adquisitivo, del enorme crecimiento de la deuda externa que ya asciende a más de 7 billones de pesos y de la explotación de la fuerza de trabajo que se ha profundizado con la implementación de las reformas estructurales. 

La irreversible crisis económica a la que se dirige nuestro país, ha sido acompañada por la creciente tendencia política al fascismo, pues el régimen representado en Peña Nieto está tomando las medidas más violentas para aferrarse al poder político; la Ley de Seguridad Interior, la fusión del narcotráfico con el ejército, la policía y el gobierno, el manejo del miedo y el terror para el control de las masas, los asesinatos de carácter político de luchadores sociales y periodistas,  los presos políticos, las desapariciones forzadas, la persecución y hostigamiento hacia los movimientos sindicales y populares, la derechización de sectores de la socialdemocracia, son parte de esta tendencia. 

El proceso electoral que ahora se presenta, es la expresión de la sociedad capitalista en la que vivimos y siempre tiene una misma función: Aparentar que las masas tienen la posibilidad de elegir a sus gobernantes. Uno de los mecanismos para sostener la dictadura de los ricos es decir de la burguesía es  el monopolio político-electoral, que se mantiene  a través de unos cuantos partidos, en México el monopolio del poder político-electoral se concentra en manos principalmente del PRI, PAN y PRD, que representan los intereses de la clase en el poder,  siendo los tres partidos quienes a través del pacto por México le han impuesto al pueblo las reformas neoliberales que ponen en venta al país y favorecen los intereses del imperialismo, principalmente Norteamericano.

En el Estado de México se desarrolla la primer parte de la disputa política hacia el 2018, ante ello el pueblo Mexiquense muestra ya un hartazgo importante, el cual se ve expresado en el bajo nivel de aceptación del Priismo y en el crecimiento que ha tenido  el partido Morena, que hoy se coloca como la única expresión visible de oposición, aunque en los hechos mantiene una posición voluble respecto a los intereses que representa y dice representar, pues mantiene un programa que no resuelve los principales problemas en el Estado de México y ha priorizado sumar a sus filas a empresarios y militantes de los otros partidos, por encima de acercar a los movimientos sociales y levantar las demandas populares.

Frente a todo esto la posición del Frente de  Organizaciones del Valle de Toluca es clara, hoy estamos convencidos que el proceso electoral  no es la principal herramienta en este combate por cambiar las condiciones de vida del pueblo; más bien es una palanca que se debe utilizar para sostener y materializar la unidad de las fuerzas democráticas, progresistas y revolucionarias, con él pueblo no organizado a través de un Frente Único, que le haga frente al régimen, pasando a la ofensiva con acciones de movilización unitarias y  preparando a todos los contingentes, para una oleada generalizada de lucha que pueda acercarse a la Huelga Política General en los meses previos a las elecciones del 2018, que sean estas acciones las que condicionen la conducta electoral de las masas y no al contrario se subordine la acción callejera de las masas al proceso electoral.

También estamos convencidos que hoy  el pueblo mexiquense puede y debe derrotar en las urnas al monopolio político PRI-PAN-PRD; a través del partido Morena pues es parte del proceso de madurez política y desarrollo que nuestro pueblo va alcanzando, pero debe clarificarse que esto no representara por sí mismo un cambio. Más aún cuando existen las amplias posibilidades para que mediante el fraude se sostenga el priismo, el cual en estos momentos emplea toda la maquinaria estatal y federal para coaccionar el voto, haciendo uso de tarjetas, apoyos sociales, eventos “artísticos”  y demás empleo escandaloso de millones de pesos de los impuestos del pueblo mexicano; de ahí que  el pueblo que irá a las urnas deberá ir directamente a las calles a defender la voluntad popular y en este caso estaremos presentes, no para convencer a las masas de la derrota a través de la conciliación, sino de convencerlas de la necesidad del cambio revolucionario, pues el fraude y los métodos del priismo son una expresión visible de la dictadura capitalista  en la que nos encontramos. 

Las organizaciones sociales que asumimos este posicionamiento, dejamos claro que seguiremos organizando y luchando en las calles frente a cualquier escenario que se presente a partir del 4 de junio, ya sea enfrentando a la parte más reaccionaria de la Burguesía expresada a través del PRI-PAN-PRD, o  a la socialdemocracia de Morena y su política de conciliación, que en este segundo caso podría  presentar condiciones más favorables,  pero la única garantía que el pueblo tendrá es la que depende de su nivel de organización.  Por lo tanto hacemos el llamado al pueblo y a las organizaciones democráticas y progresistas del Estado de México a levantar la unidad y  un programa democrático- revolucionario, a nivel estatal y nacional, de cara al 2018, no para limitar nuestras demandas y aspiraciones al proceso electoral, sino para apuntar al cambio de régimen económico, político y social de nuestro país. 

De ahí que planteamos los siguientes ejes del programa o plataforma de lucha:

La lucha por un Nuevo Régimen, un Nuevo Gobierno, una Nueva Economía, un Nuevo Constituyente y una Nueva Constitución; estos ejes deben estar articulados con los 9 puntos resueltos por la Convención Nacional Popular, los cuáles ponen en el centro la presentación con vida de los 43 normalista desaparecidos en Iguala y de todos los desaparecidos en el país y castigo a los culpables, la libertad de todos los presos políticos, la derogación de todas las reformas estructurales, la caída de Peña Nieto, en defensa de la soberanía e independencia de la república mexicana, de sus recursos naturales y el territorio, salida de las trasnacionales del país.

Por el cambio del modelo económico con la participación democrática del pueblo mexiquense que abata la pobreza y desigualdad poniendo al centro los intereses populares de manera planificada y contra la imposición de los intereses del gobierno burgués y la oligarquía financiera.

Alto al endeudamiento del Estado de México que solo ha servido al grupo político Atlacomulco para consolidar su dominio político y económico sobre la población. Auditoria a las cuentas públicas de los diversos regímenes que han gobernado al Estado de México y castigo a sus fechorías.

Respeto a los derechos y las decisiones emanadas de los diversos municipios plasmadas en la ley orgánica municipal.

La derogación de la Ley Eruviel, por la defensa y ampliación de las libertades democráticas, por la defensa y ampliación de los derechos de la mujer, alto a los feminicidios y libertad a los presos políticos de San Pedro Tlanixco. Por una reforma popular de las leyes electorales que garantice la participación de los trabajadores y el pueblo sin el control político, económico de los ricos y sus instituciones partidarias. Contra el fascismo que extiende la oligarquía financiera y la reacción en el estado de México y en el país.

Por la autodeterminación y respeto a los derechos de las comunidades y pueblos indígenas. Por el control absoluto de los trabajadores y pueblos indígenas del estado de México en el desarrollo de proyectos de explotación de sus recursos naturales y no a los megaproyectos capitalistas que destruyen el medio ambiente y solo son fuente de sus ganancias, no al nuevo aeropuerto en tierras de Atenco Texcoco. Por la defensa del volcán Xinantécatl y la carretera  Panamericana, así como los intereses del pueblo de Xochicuautla, respeto a los gobiernos basados en usos y costumbres de los pueblos indígenas como el pueblo de San Lorenzo Tlacotepec en Atlacomulco.

Por el respeto a los derechos de los trabajadores y garantizar la libertad sindical, contra el charrismo, el sindicalismo patronal, y la reforma laboral que intensifican la explotación de la fuerza de trabajo. La secretaría del trabajo debe cumplir con sus funciones y no sea un aliado más del patrón burgués. Por un aumento general de salarios que compense el alto costo de la vida y eleve el nivel de vida de los trabajadores. Garantizar el derecho al trabajo bien renumerado y que las decisiones de los trabajadores sean tomadas en cuenta en la definición de los salarios, la productividad e incluso en el Plan de Desarrollo Estatal y no sean solo las cúpulas “charras” sindicales, la patronal y sus autoridades estatales y municipales. Por un sindicalismo unitario, asambleísta, democrático, de clase, revolucionario e internacionalista. Respeto pleno al derecho y ejercicio de huelga.

Por la defensa del derecho al empleo y los sitios de venta de los comerciantes no establecidos.

Por el respeto a los trabajadores migrantes dentro del estado de México y del país.

Tecnificación del campo, creando y recreando nuevas formas de producción y distribución en el sector agrícola apoyados por las ciencias y las tecnologías de punta para que los campesinos transiten hacia la agro industrialización de su producción; los transformen en productos agroindustriales con valor agregado. Respeto al ejido y bienes comunales. La tierra es de quien la trabaja.

Alto al desarrollo urbano capitalista, que a costas de la máxima ganancia de las empresas amparadas por el gobierno estatal, han deteriorado el medio ambiente y las condiciones de vida de la población.

En defensa del agua como un derecho social y humano, nunca por su privatización.

Por una educación democrática, gratuita, crítica, científica y popular. 

Por la defensa de los derechos de los artistas e intelectuales. Por el acceso a los diferentes espacios y beneficios de la ciencia y la cultura.

Cuidado y conservación de los bosques, flora, fauna, de los cuerpos de agua y del conjunto de la biodiversidad.

¡Ni un voto a los partidos del pacto por México, por la Caída de Enrique Peña Nieto y  las Reformas Estructurales, Ni un Gobierno Neoliberal Más! 

Frente de Organizaciones del Valle de Toluca. Frente Educativo Popular Revolucionario, Coordinadora Nacional Estudiantil, Unión General de Trabajadores de México, Unión de la Juventud Revolucionaria de México, Frente Popular Revolucionario, Unión de Trabajadores de la Educación, Coordinadora Educativa del Estado de México, Izquierda Democrática Popular, Organización Campesina de San Andrés Ocotepec, Organización de Jóvenes de San Andrés Ocotepec.

 

Redes sociales

Eventos y causas

Destacados

 
http://amapsi.org/Imagenes/amapsi-org.gif
http://transformacion-educativa.com/images/convocantes/universidad-revolucion.png